La personalidad de España

Si intentásemos saber cual es la personalidad de un país por como se comporta, como hacemos al evaluar a una persona, el caso de nuestro país sería digno de estudio, y esto es lo que hemos hecho. Hemos cogido los siete factores de personalidad de Cloninger y los hemos ido midiendo en base a las declaraciones de nuestros políticos, las informaciones en prensa nacional e internacional que sobre nosostros se dan y las valoraciones y cifras actuales de paro, riqueza, tipos impositivos, educación, sanidad, grados de compromiso… y así hasta 100 variables. Luego las hemos trasladado a los factores de personalidad y sale el siguiente resultado: En el primer factor de personalidad segun el modelo de Cloninger, la Evitación del Daño, nos comportamos como verdaderos suicidas; no nos importa tomar medidas negativas, medidas tardías, elegir para dirigir a los más incompetentes, no exigir responsabilidades por nada, permitir los abusos, resignarnos a la corrupción y leer para informarnos, a los que nos van a decir a quello que queremos escuchar. En el segundo factor de personalidad, la Busqueda de Novedades, las puntuaciones bajas indican falta de liderazgo, desconfianza sobre los gobernantes de los distintos estamentos políticos, poca o nula confianza en nosotros mismos, y demasiada busqueda de empleo público; lo que viene a constituir una sociedad donde esperamos que los demás nos resuelvan el problema. En el tercer factor, la Dependencia de Recompensa, puntuamos bajo, lo que nos viene a decir que somos dificilmente educables, no aprendemos del error, rechazamos el esfuerzo, y buscamos el éxito rápido y efimero, lo que hará con el tiempo de nosotros, una sociedad de flojos. En el cuarto factor, la Persistencia, la capacidad de mantener proyectos a largo plazo en ausencia de recompensas inmediatas, existe como fondo histórico, y como superación ante los retos, pero no existe entre la clase dirigente, que vive del escaparate, de la imagen, y del momento efímero; ni existe en los grupos que se oponen o indignados, pues no pueden persistir en algo, que ellos mismos no tienen claro como articular en algo práctico y tangible. El quinto factor de Cloninger de la personalidad es la Autodirección, y aquí se da la paradoja de tener la capacidad pero no la voluntad, para llevar como país una línea orientada hacia metas comunes, mostrando que cada uno está más a dividir que a sumar, lo que hace que desde el exterior se nos vea como indecisos, y poco fiables. El sexto factor es la Cooperación, la actitud solidaria, compasiva, empática y altruista, en la que mostramos una cara muy solidaria ante las necesidades excepcionales, aunque a veces sean necesidades absurdas, lo que es un gran rasgo quijotesco; y por otro lado tenemos puntuaciones bajas, que demuestran que nos sentimos excesivamente dependientes de los demás en cosas básicas, como el trabajo, donde buscamos que alguien nos lo de; la salud, donde buscamos que alguien nos la garantice, y un etcétera de situaciones normales en las que esperamos que los demás nos solucionen nuestros problemas. Por último en el séptimo factor, la Autotrascendencia, la creatividad y la ambición, muestra un perfil ligeramente alto, lo que viene a decirnos que somos creativos pero poco ambiciosos; tenemos buenas ideas pero nos falta seguridad en nosotros mismos, nos preocupa en exceso la evaluación externa y el caer bien, lo que nos resta posicionamiento internacional y liderazgo. Como resultado de los factores anteriores, si tuviesemos que definir la personalidad de España en en este momento, tendríamos que decir que padece un trastorno Negativista, con rasgos de dependencia y evitación, lo que traducido al lenguaje coloquial, viene a ser, que nos vemos peor de lo que estamos, que confiamos en nosotros menos de lo que deberíamos, y que nos dejamos asustar más de lo debido por las palabras e informaciones de quienes nos dirigen e informan, a pesar de que no los consideramos aptos ni formados para los puestos que ocupan. Nos creemos lo que nos dicen personas por las que no sentimos ningún respeto y les seguimos el juego en vez de plantarles cara. Igual tenemos lo que nos merecemos, porque no nos damos cuenta de que nunca se tiene lo que se desea, pero siempre se tiene lo que se espera tener.

 

Tagged with:
 

Recent Entries

  • enlaces

  • Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.